VIDA SOCIAL EN PACIENTES OSTOMIZADOS

Después de la creación de un estoma es normal preguntarse cómo va a influir en nuestra relación con familiares o amigos. El salir de casa, volver al trabajo, hacer deporte,….., son actividades y situaciones que nos crearán cierta incertidumbre.

En general, una persona ostomizada no tiene grandes limitaciones en su vida social, pero sí se requieren unas ciertas adaptaciones y precauciones que debemos tener en consideración.

Es probable que en el Hospital hayamos recibido la visita de familiares y amigos. Es recomendable hablar de la operación con normalidad, no olvidar que nos han realizado un estoma para salvarnos la vida (en muchos casos) y que no tenemos que avergonzarnos de nada porque nos puede pasar a cualquiera. No es necesario contárselo a todo el mundo, pero tampoco ocultarlo a toda costa.

Sí es recomendable sincerarse con las personas más cercanas y de confianza. El simple hecho de contar lo que nos pasa ya es positivo para nuestra mente y además, ellos nos entenderán mejor y nos ayudarán a buscar los recursos necesarios para resolver nuestras dudas o problemas.

Es bastante habitual en las personas ostomizadas la sensación errónea de mal olor. Si nos ocurre, es aconsejable pedir una segunda opinión a alguien de confianza que seguro, no nos va a engañar. Debemos confiar en lo que nos dicen, aunque nuestra sensación nos pueda parecer muy real. La buena calidad de los dispositivos y la utilización de productos desodorantes pueden solucionar este problema, que nos puede aislar socialmente.

En cuanto podamos, es aconsejable salir a la calle a dar un paseo. La preocupación general es pensar en un fallo del dispositivo cuando estemos en un sitio público. Las recomendaciones de los profesionales y la buena calidad de los productos minimizarán estas situaciones incómodas.

Sin embargo, es conveniente jugar con los dispositivos, imitando los posibles accidentes cuando estemos en casa. Al principio, los paseos deben ser cortos. Poco a poco iremos cogiendo confianza y acabaremos realizando prácticamente todas las actividades que antes de la operación.

Es muy importante no olvidar nunca llevar un recambio de dispositivos, para solucionar los mínimos accidentes que pudieran surgir; y preparar un bolsito de mano con el material necesario para un cambio de dispositivo en lugares públicos. Nos pueden resultar de utilidad las toallitas limpiadoras, los pañuelos de papel, el dispositivo ya recortado, una bolsa pequeña de basura y algunos formatos mini de accesorios si los necesitáramos, etc.

Las relaciones sociales, los paseos, las actividades de ocio, el trabajo, etc., nos ayudarán a descentrar nuestra atención del estoma y la bolsa.

¿QUE ROPA DEBO UTILIZAR?

El aspecto físico es importante para sentirnos bien con nosotros mismos y para que los demás nos vean bien.

Es importante asearse y vestirse por las mañanas aunque no vayamos a salir a la calle. No es recomendable utilizar pijamas o chándal en casa si antes no lo hacíamos; nos hará sentirnos enfermos.

No existen grandes limitaciones en las prendas de vestir, pero sí tendremos que tener en cuenta algunas cosas:

  • Si el estoma lo tenemos situado en la línea del cinturón quizás sea mejor utilizar tirantes.
  • Podemos continuar llevando la ropa interior habitual: bragas, calzoncillos, pantys, slips, etc.
  • Podemos utilizar fajas sin problemas. Es conveniente comenzar con aquellas más desgastadas y que nos aprieten menos. No deben tener agujero; si lo tiene, debe ser de tipo ventana que solo abriremos cuando tengamos que manejar la bolsa.
  • Si nos oprime o incomoda el cinturón de seguridad del coche, podemos adquirir un cinturón adaptado como el que utilizan las mujeres embarazadas.

EJERCICIO Y DEPORTE

En general, tras cualquier cirugía los profesionales insisten en la movilización precoz; enseguida nos levantan al sillón y en cuanto podemos nos aconsejan caminar. La movilización es más importante, si cabe, en la cirugía intestinal, ya que favorece la recuperación del tránsito intestinal que desaparece con la anestesia.

Una vez que volvemos a casa iremos recuperando poco a poco el ritmo de actividad normal. Es aconsejable salir de casa a dar paseos. Estar activos mejora la percepción de nuestra salud.

Si realizábamos deporte y queremos empezar de nuevo, es aconsejable comentarlo con el médico o la enfermera.

En general, se desaconsejan los deportes que pueden producir alguna lesión en la mucosa del estoma, como por ejemplo el boxeo, o aquellos en los que se realiza mucho esfuerzo con los músculos abdominales. En este último caso, puede que nos aconsejen llevar una faja para prevenir hernias u otras complicaciones.

Si hacíamos natación podemos volver a hacerlo, siempre con el dispositivo puesto y el filtro tapado con las pegatinas diseñadas a tal fin. Los adhesivos están preparados para aguantar pegados a la piel cuando nos sumergimos en agua dulce, salada, con cloro…. Para adquirir la confianza necesaria es recomendable sumergirnos en la bañera y probar así la eficacia del adhesivo.

Pueden ser apropiados los dispositivos mini o midi y opacos, que resultan ser más discretos para ir a la playa o la piscina.

Si somos portadores de un estoma y vamos a realizar deporte, es aconsejable ingerir abundantes líquidos y electrolitos para compensar las pérdidas por el sudor, especialmente en las ileostomías y urostomías.

VIAJES Y VACACIONES

No hay problema para viajar en cualquiera de los medios de transporte y a los destinos que uno prefiera. Podemos hacer algunas recomendaciones:

Debemos llevar en nuestro equipaje de mano un recambio completo de dispositivo. Por las últimas medidas de seguridad aéreas es recomendable llevar consigo un informe de nuestro médico en el que se explique nuestra situación de ostomizado y enumere los productos que necesitamos llevar a mano. No incluir las tijeras; recortar previamente los dispositivos.

Es preferible llevar en el equipaje todo el material que vamos a necesitar para los días que vamos a viajar, y prevenir así posibles problemas de suministro.

Los cambios de alimentación y de agua pueden ocasionar diarreas; es aconsejable beber agua embotellada e incorporar al equipaje bolsas abiertas para utilizar en estos casos.

EL TRABAJO

La incorporación al trabajo es una normalización más de nuestra vida después de la cirugía. Es bastante habitual que tras un periodo de convalecencia nos apetezca volver al trabajo, ver a los compañeros, estar distraídos y concentrados en otras cosas que no son el estoma,…..

Podemos o no contar lo que nos ha pasado; siempre es aconsejable tratar el tema con naturalidad y no ocultarlo a toda costa.

Únicamente podemos señalar la imposibilidad de hacer esfuerzos con la musculatura abdominal, por ejemplo al levantar o mover pesos. Si este es nuestro caso deberemos consultarlo con el médico y con nuestros superiores.

Para prevenir situaciones incómodas podemos tener en el lugar de trabajo un repuesto completo de dispositivo.

FUENTE: FUNDACION TE CUIDAMOS
Anuncios