Cumplo un año de vida gracias a ti, bolsa de ostomía

Hoy 4 de noviembre es un día especial para mí, hace justo un año tuve que ganar la batalla más grande y difícil que se me presentó hasta ese momento, la bolsa o la vida, evidentemente elegí la bolsa, no quedaba otra. Hay personas que ven algo macabro recordar este día, recordar lo mal que lo pasé ese día, pero para mí ese día 4 de noviembre, fue el momento del que valoré más la vida, un segundo cumpleaños.

Mi historia empezó con el diagnostico de la enfermedad tal y como cuento en Descubriendo al Crohn que llevo dentro. Parte I y que con el paso de los meses se complicó acabando en una operación urgente tal y como cuento en Descubriendo al Crohn que llevo dentro II: Ostomía por sorpresa.

Sinceramente, pensé que no lo iba a superar pero solo sé que un año después, cuando esa llama vital se estaba apagando, una parte de mí se quedó en ese quirófano, se podría decir que se quedaron las altas exigencias que tenía en mí mismo, en estar preocupado por gente que ni merecía la pena, las preocupaciones por mantener mi puesto de trabajo que ahora mismo como si se hunde en la miseria, etc. Durante estos meses me han servido para resucitar esa llama vital como un ave fénix e intentar ver la vida de otra manera y  dedicarme más tiempo a mí mismo: colorear mándalas, crear páginas web, este gran blog en el que tengo grandes esperanzas… etc.

llama_vital

Reconozco que este año no ha sido nada fácil, el periodo de adaptación me ha costado un poco ya que es una nueva forma de vida con la bolsa de ostomía, tenia que adaptarme a sus “exigencias”, cambiar la placa cada 3 días, si aguanta, cambiar la bolsa una vez al día. Todo esto intentando hacerlo en ayunas porque sino la ostomía empezaba a echar heces sin para y hacía complicado el cambio del dispositivo. Supongo que con el paso de los meses me iré adaptando y lo veré como una rutina, aunque hay días que me levanto vago y me cuesta un mundo, días perros los tenemos todo el mundo.

Todavía no sé cómo explicar a las personas que voy conociendo que llevo una bolsa de ostomía, aún estoy aprendiendo, pero parece que decirlo a los 5 minutos de conocer a alguien no resulta muy efectivo. Lo hacía para poder soltar el lastre y de paso si la persona tiene interés o no en seguir conociéndonos, pero como dije antes, tal vez no sea muy efectivo y algo brusco para la otra persona.

No sé qué pasará conmigo en el trabajo ya que aún sigo de baja y como la enfermedad de crohn sigue activa, aun no pueden quitarme la bolsa de ostomía, cosa indispensable para que pueda volver a mi puesto de trabajo como reponedor. He tenido que ponerme en manos de una psicóloga privada para poder aceptar esta nueva situación, llevo unos cuantos meses y ya voy notando los efectos gracias a la terapia y al curso de habilidades sociales que hice, aunque se que aún me queda muchas cosas por trabajar y aprender.mental-1389919_1280

Ahora solo espero que, dentro de un año, cuando escriba “Cumplo dos años de vida gracias a ti, bolsa de ostomía”, pueda contar más logros y más alegrías porque siempre voy a intentar aprovechar esta segunda oportunidad.

Te veo en el siguiente post y recuerda.

“No lo entiendes hasta que lo vives”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s